La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

"La recesión no comienza a finales del pasado año, sino que tiene su origen en al año 2004 en el que se ponen de manifiesto los primeros signos de enfriamiento con la menor tasa de crecimiento interanual de la vivienda en España.  El mercado no reacciona y. al amparo de una mala política gubernamental, cree erróneamente que la demanda es extensible hasta el infinito".

Recesión vs. crisis

Publicado 02/06/2008

Recesión, fin de ciclo económico, desaceleración, estancamiento … ... ... Multitud de términos que pretenden definir la actual situación económica y que contribuyen a la incertidumbre. Clarifiquemos conceptos:

Crisis. Tal como se conoce en las referencias históricas que manejamos habitualmente podemos decir que desde el final de la guerra civil y el asentamiento de la economía en los años cincuenta en España no se ha conocido ninguna crisis económica como tal. Las crisis tienen altas tasas de desempleo, afectan a todos los sectores de la economía y producen un fuerte desgarro social.

El típico ejemplo de una crisis económica el la denominada Gran Depresión que afectó a EE.UU en  un período comprendido entre los años 1929 a 1939. Para los historiadores las causas de esta crisis fueron, tras un período de fuerte crecimiento, el excesivo endeudamiento, la especulación bursátil y la incorrecta gestión de la situación por el gobierno presidido entonces por Herbert Hoover con una política intervencionista desacertada y la falta de un mecanismo regulador de la actividad bancaria como la que rige actualmente a través de los bancos centrales.

La salida de esta crisis vino en el inicio de los años treinta de la mano del gobierno de Roosevelt con la reactivación de la inversión y el consumo, a la vez de establecer controles bancarios para evitar lo sucedido el 24 de Octubre de 1929, el denominado “Jueves Negro”, catalizador del inicio de la Gran Depresión.

La situación actual

La desaceleración de la economía española tiene su referente más cercano en la situación registrada en los años 1992 a 1993. Entonces el PIB (Producto Interior Bruto que es el valor monetario total de la producción corriente de bienes y servicios de un país, es decir, lo que vale lo que produce un país) registró tasas bajas, incluso negativas de crecimiento.

El panorama económico se completaba entonces con un alto índice de desempleo (24%) y una inflación elevada.  

En esta misma situación estamos ahora si bien dan una serie de circunstancias que intervienen de forma clara:

  • El catalizador del proceso se centra en un sector, la construcción y sus derivados, sin que afecte a otros sectores claves de la producción. Las economías familiares están fuertemente endeudadas debido a las altas inversiones en compra de vivienda y consumo de servicios y ocio. Por lo tanto los sectores más directamente afectados, además de la construcción, serán los de consumo con mercado objetivo residencial (automóviles, ocio, grandes superficies, viajes, hostelería, etc.).
  • La recesión no comienza a finales del pasado año, sino que tiene su origen en el año 2004 en el que se ponen de manifiesto los primeros signos de enfriamiento con la menor tasa de crecimiento interanual de la vivienda en España.  El mercado no reacciona y. al amparo de una mala política gubernamental, cree erróneamente que la demanda es extensible hasta el infinito.

  • El primer efecto grave del desempleo lo sufrirá un importante número de activos procedentes de la inmigración que provocará un fenómeno inverso con retorno a países de origen. Por su estructura económica y social, la fuerza laboral de la inmigración soportará gran parte del proceso de pérdida de empleo que ocasione la recesión sin que se refleje necesariamente su contrapartida de cobertura social institucional.
  • La economía española está plenamente integrada en una organización superior cual es la comunitaria y controlada por mecanismos reguladores supranacionales.
  • El banco central emisor, el Banco de España, y el Mercado de Valores, han creado en estos últimos años mecanismos reguladores que impiden situaciones extremas en entidades financieras y en las grandes corporaciones empresariales. Es conocida la situación por la que el Banco de España tiene intervenidas de facto media docena de entidades financieras españolas en los últimos meses.
  • Determinados países del Este de Europa y Asia están actuando como locomotoras del consumo, con la compra de bienes de equipo en las economías occidentales; este fenómeno permite la subsistencia de determinados sectores industriales (caso en Galicia del naval o la automoción). Por otra parte, tanto Alemania como los países nórdicos siguen teniendo situaciones estables al tener economías más independientes respecto a la de EE.UU. al contrario de lo que ocurre en el Sur de Europa.
  • Las consecuencias de las hipotecas subprime de EE.UU., están llegando a los mercado financieros de manera gradual pero atenuada, afectando más a los organismos financieros vinculados con los norteamericanos, por lo que los mercados financieros españoles se verán tocados en menor medida.
  • Hay una peligrosa escalada de los precios del petróleo y lo que supone en el mecanismo de la inflación, si bien respecto a otras situaciones de fuerte crecimiento del precio del crudo, como ocurrió en el año 1970, ahora ya no es la única gran fuente de energía.

Por lo tanto, existen unas diferencias claras respecto a la situación de principio de los noventa y que harán de esta recesión un fenómeno propio de la depuración económica necesaria tras un periodo de fuerte crecimiento, consumo elevado y falta de control en la política de construcción de viviendas unida a la ligereza de las políticas crediticias de los bancos que han provocado un fuerte endeudamiento de los particulares y pymes. En nuestro anterior documento 08/04 Informe comercial y Morosidad quedaban patentes algunos de los puntos anteriores.

¿Y cuánto durará?, son las preguntas claves que nadie puede responder. Menores tasas de crecimiento, convulsiones en subsectores y el consumo residencial se verán necesariamente afectados en un proceso que puede durar entre tres y cuatro años, siendo posiblemente el más crítico el próximo año 2009. Se apunta como fecha de inicio de recuperación el año 2011.

 

¿Qué hacer?

Aprovechar la oportunidad. ¡Sí, aprovechar la oportunidad!. Como en cualquier proceso de depuración esta situación tiene sus inconvenientes y sus ventajas. Los inconvenientes los conocemos y están descritos. Las ventajas:

  • El mercado se limpia de competidores oportunistas, poco preparados y con estructuras débiles. En situación de bonanza es fácil avanzar, pero cuando las cosas se ponen difíciles únicamente los realmente preparados pueden seguir. Después de la recesión quedará el mercado limpio lo que permitirá a las empresas concurrentes arrancar con fuerza.
  • La menor actividad obligará a las empresas, por pura necesidad y tiempo, a reflexionar sobre sus modelos organizacionales. Es un momento ideal para hacer reajustes y preparar nuevas estructuras.
  • Una vez remontada la situación, ya en mejores tiempos, surgirán nuevas líneas de negocios, mercados y formas de consumo como consecuencia de los fenómenos de convulsión económica y social vividos. Las empresas entonces tendrán nuevas oportunidades  y las que hayan sabido prepararse durante este tiempo tendrán más ventajas.

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?